Trucos para ayudar a tu bebé a dormir…

Posted by on Feb 15, 2012 in Inici | 0 comments

Trucos para ayudar a tu bebé a dormir…

PARA LAS MAMÁS DESESPERADAS POR DORMIR …

Dormir, mejor NO dormir, es uno de los retos más difíciles para papás durante los 2 primeros años de vida de su bebé. El no dormir puede transformar esta maravillosa experiencia en un tormento, en el cual el cansancio, la falta de lucidez mental y los problemas de pareja van “in crescendo” cuando debería ser todo lo contrario.

Si te encuentras en esta situación, te comprendo completamente, porque yo he sido también una “víctima” de la falta de sueño. Sé lo duro que puede llegar a ser, y por este motivo escribo en este blog, porqué a través de varias lecturas he llegado a encontrar lo que se puede llamar una SOLUCIÓN!

Cómo bien sabéis, hay dos tendencias extremas yo diría sobre este tema:
a)    Dejar llorar al bebé (método principalmente marcado por el Dr. Estivill)
b)    Volverse  esclava del bebé a costa de tu salud (método principalmente marcado por el Dr. Carlos González)

He probado ambos métodos y la verdad, siempre me preguntaba:

¿No habrá algo intermedio?

No me gusta dejar llorar a mi bebé, y al cabo de más de 10 minutos cogerlo y ver que está temblando, que le cuesta respirar y está aterrorizado. Tampoco he llevado bien el estar siempre a disposición de mi bebé, ya que el cansancio extremo casi me lleva a una verdadera locura.

Si te identificas con mi situación, te va a interesar lo que viene a continuación.

Mi salvación llegó cuando una amiga mía americana me mandó un libro, que al principio creía “otro libro más”, titulado:

THE NO CRY SLEEP SOLUTION  de Elisabeth Panley

Este libro contempla todas las mamás y todos los bebés: los que maman, los de biberón, los que duermen en la cama con los papás, los que duermen en la cuna, los que necesitan el chupete, etc.

Voy a hacer aquí un resumen (muy resumido, pensando que el libro tiene 273 páginas) de lo que a mi me ha servido más de este libro (y os puedo asegurar que me ha servido!).

Lo primero y más importante es dejar claro:
¿Cómo duermen los bebés?
¿Sabías que los ciclos de sueño de los bebés no siguen los mismos ritmos circadianos de los adultos?
Los ciclos “dormir-despierto” de un bebé recién nacido se reparten durante el día y la noche, y gradualmente se van transformando en un patrón que define siestas y el sueño de la noche.  El reloj biológico del bebé empieza a madurar entre las 6 y 9 semanas de edad y no funciona suavemente hasta los 4 o 5 meses.
Los bebés tienen el mismo tipo de ciclos de sueño que los adultos, pero son mucho más cortos y tienen más ciclos en cantidad.

Hay 2 razones para esto:

  1. Su patrón de sueño facilita el crecimiento físico. Los bebés crecen muchísimo durante los 2 primeros años, y su patrón de sueño refleja  sus necesidades que varían de las de los adultos.
  2. Razón de supervivencia: pasan mucho rato en sueño superficial, de modo que pueden despertarse fácilmente en caso de que se de una situación “de amenaza” (hambre, humedad, incomodidad, dolor)

Los bebés recién nacidos no tienen ningún problema para dormir, pero SÍ los tienen los papás/mamás.

Con esto quiero decir, que para un bebé dormir 5 horas seguidas puede ya ser considerado que ha dormido bien, luego se despertará y volverá a dormirse otra vez. Hay bebés que duermen más horas seguidas, pero no quiere decir que tu bebé tenga problemas de sueño si no duerme más de 5 horas de un tirón.
Con los consejos que vienen a continuación no se puede asegurar más de estas 5 horas ( son las expectativas realísticas), aunque quizás tengas suerte!

1.    Buena alimentación = buena salud = buen sueño.
Alimenta a tu bebé tanto como puedas durante el día (dentro de lo que corresponde a su edad, por supuesto!), y que su pequeño estómago esté lleno antes de ir a dormir.
Que la cena sea fácil de digerir: carbohidratos y proteína. No le des azúcares que le darán un subidón de hiperactividad.

2.    Tener una rutina cada noche. Que sea siempre la misma y a la misma hora. La hora anterior a irse a dormir debería ser tranquila y relajante. En tu rutina puedes incluir:
Bañera calentita, masajearlo con cremitas, música de fondo relajante, leerle algún cuento, acunarlo, darle el pecho, o cantar alguna canción.

3.    Ponlo en la cama cuando esté cansado pero no exhausto. Es un error pensar que si el niño está muy cansado dormirá mejor y esta falta de sueño puede afectar su salud. Muchas veces oigo comentar que cuando oscurece su bebé está quejica, enfurruñado, nervioso, todos signos que ya es tarde para él y que necesita descansar. Sobre las 7h o las 8h es una buena hora para los bebés. Si duermen temprano se dormirán más fácilmente y más tranquilamente que si están agobiados de cansancio. Además no significa que se vayan a despertar más temprano.  Cuando veas síntomas de sueño, ponlo inmediatamente a dormir. Si esperas demasiado, estará demasiado nervioso y le será difícil dormirse.

4.    Ayuda a tu bebé a aprender a dormirse sin tu ayuda.  Cómo hemos comentado los bebé tienen ciclos de sueño con despertares nocturnos, y el problema es que no saben como volverse a dormir sin tu ayuda. Pon el bebé en la cuna para que entienda que no necesita el pecho/biberón  o tus brazos para quedarse dormido. Tiene que saber que él puede dormirse sólo. Si llora, vuélvelo a coger y vuélvelo a intentar tantas veces como sea necesario Es importante que pongas al bebé en la cuna cuando está medio dormido pero no dormido del todo. No le dejes llorar, pero inténtalo repetidamente. Puedes ponerlo en al cuna y mantener  tus brazos alrededor de él durante algunos minutos haciendo un ligero movimiento.

(ver siguiente post para “que hacer para ayudar a mi bebe a dormirse solo“)

La siguiente fase (fase 2) será poner el bebé en la cuna cuando está relajado pero no dormido todavía, y ayudarle a dormir con todas las técnicas aquí explicadas. A continuación, una vez superada esta segunda fase, lo siguiente (fase 3) es ayudar a dormir a tu bebé pero sin cogerlo en tus brazos. Pon la música, acarícialo, pon los brazos a su alrededor, etc.  La fase 4 consiste en intentar hacerlo dormir sin tocarlo, solamente verbalmente con tus palabras clave o con música. La  última fase (fase 5) consiste en hacerlo desde la puerta sin entrar en la habitación. La idea es ir tomando pequeños pasos hacia el objetivo. En cada una de las fases, si es necesario y el bebé llora, puedes volver a la fase anterior y probar la próxima vez.

5.    La cuna debe ser confortable: a los bebés menores de 4 meses les gusta estar un poco curvados y por ese motivo se duermen en la silla del coche o la hamaquita. Puedes dejarles dormir allí, pero poco a poco deben ir acostumbrándose a dormir planos. La cuna debe desprender un olor agradable, les tejidos deben ser suaves y no debe estar muy fría.

6.    Acepta que tienes que despertarte por la noche e intenta que sea lo más placentero posible: prepara una silla cómoda si tienes que darle el pecho, si le das biberón ten todo preparado para que sea lo más rápido posible, si duerme contigo en la cama asegúrate que hay espacio para que estéis cómodos, y ajusta tus horarios a los del bebé en la medida de los posible.

7.    Rutina de la noche y rutina del día. Si durante el día tu bebé sigue una misma rutina de comidas (si sólo toma el pecho va a ser difícil regular las comidas), siestas y actividades, le ayudará a regular su reloj interno que todavía está madurando. Esto quiere decir que tu bebé no sabe distinguir entre semana y fin de semana, y que para regular su reloj interno deberías tú también levantarte a la misma hora todos los días, dentro de lo posible. Ayudar a tu hijo a madurar su reloj biológico interno, le ayudará a dormir mejor también durante la noche.

8.    Las siestas durante el día no deberían ser más largas de 2-3 horas ni más cortas de 45 minutos. Hacer pequeñas siestas es necesario para tu bebé, pero si duerme 2 o 3 horas seguidas puede afectarle en el sueño nocturno. Por lo contrario las siestas de media hora no completan el ciclo de dormir, y pueden sacar a tu bebé momentáneamente del cansancio, pero a la larga se sentirá más nervioso. Una siesta de 45 minutos es ideal. Unas buenas siestas durante el día asegurarán un buen sueño por la noche. Al igual que por la noche, si tu bebé muestra signos de sueño, no esperes a ponerlo a dormir. Puedes crear una rutina para las siestas que sea diferente a la rutina de la noche, puede ser corta pero concreta.

9.    Hazte un plan personalizado para ti y tu bebé con los consejos anteriores que creas se adaptan a vosotros. Te aconsejo que te lo escribas y lo cuelgues en la nevera, por ejemplo.

Recuerda que estás haciendo un cambio y que  puede llevarte 10 a 15 días a notar diferencias, pero esto ya es menos que un año más sin dormir! Lo más importante es que tengas paciencia y seas persistente con tu plan estos 10 días, aunque estés cansada, piensa en los beneficios que te va a aportar. Haz un análisis al final para ver qué ha cambiado y si necesitas hacer un plan nuevo.

No esperes que tu bebé duerma bien si está enfermo, tiene hambre o tiene frío. Otros factores que pueden dificultar tu plan pueden ser las vacaciones, visitas, o que le salgan los dientes por ejemplo.

Cristina Mora
Acupuntura y Medicina Tradicional China
Licenciada por la Universidad de Gales (Reino Unido)
Instructora en formación de MLC
Rambla Catalunya 50, 3º1º
08007 Barcelona
Teléfono: 932 156 271

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>